Dudas Frecuentes

Dudas Frecuentes

¿Cómo elegir un profesor de canto?

Encontrar un profesor de canto es siempre un proceso complicado. Evidentemente cada uno está seguro de sus métodos y técnicas, pero existen grandes diferencias de lo que propone un profesor u otro.

Los temas con los que tenemos que quedar conformes son;



Saber que el estilo en el que uno está interesado es compatible con el trabajo que nos proponen. La técnica que se enseña para el canto lírico o de cámara no es la misma que la necesaria para cantar música popular. El profesor debe demostrar que conoce el estilo que queremos trabajar; si no es así faltarán marcaciones imprescindibles a la hora de empezar con la interpretación. El tango, el rock, el jazz o la música latina son mundos donde se aplican distintas reglas principalmente en la rítmica y en el reconocimiento de las estructuras musicales.

Independientemente de lo que se diga en la entrevista, y hasta de los ejemplos puestos por el profesor, es imprescindible escuchar el trabajo de alumnos formados en ese estudio. Dado que hay buenos profesores que en la práctica no cantan bien, y grandes cantantes que no saben transmitir bien su técnica o no tienen la dedicación necesaria, los ejemplos dados por ellos no siempre resultan válidos para juzgar el trabajo posterior. Al escuchar grabaciones de alumnos, yo pondría especial atención a percibir la seguridad y libertad que transmite el cantante: sólo una bueno técnica permite una interpretación musicalmente correcta (afinación, rítmica y timbre de la voz) simultáneamente con la expresividad y la emoción.

La técnica debe asegurar, en TODOS los casos, una emisión SIN fatiga ni cansancio vocal (y mucho menos dolores) para TODO el registro desarrollado e independientemente del tiempo que se cante. Media hora o ocho horas de cantar seguidas, en graves, medios o agudos NO deben provocar ningún efecto negativo en el cuello, garganta o cuerdas, ni disfonías en el momento o al día siguiente. Si aparecen esos síntomas, es señal de que, o el trabajo no es correcto o hay una mala práctica (que puede ser culpa del cantante tanto como del profesor) durante los ensayos.

Existen dos tipos de trabajo vocal: los que proponen un esfuerzo intenso durante un período prolongado de tiempo para alcanzar resultados válidos, y los que ofrecen esos mismos resultados casi mágicamente en poquísimo tiempo. Lamentablemente, sólo los primeros sirven realmente. Los atajos son, en el mejor de los casos, inútiles, aunque también pueden resultar nocivos y hasta provocar problemas serios en las cuerdas vocales.

Por último, si lo que queremos es lograr un nivel profesional e insertarnos en el mercado de la música como cantantes, podemos esperar de un profesor o un Estudio, el apoyo, orientación y vinculaciones imprescindibles para comenzar una carrera seria.

¿Desde qué edad puedo estudiar canto?

Tradicionalmente, la técnica vocal se comienza a trabajar fuerte a partir del cambio de la voz, en edades que van desde los 14 a 16 años. En los últimos tiempos, se ha comenzado a trabajar muy delicadamente desde los 12-13 años y los resultados son óptimos ya que, al completarse el cambio de voz, los elementos técnicos incorporados permiten una evolución rapidísima del alumno. Ese trabajo previo, debe ser, evidentemente, muy cuidadoso y apuntar más a la formación musical y auditiva que a la técnica vocal en si.

¿Hasta qué edad puedo estudiar canto?

No hay un límite preestablecido de edad para el estudio de la Técnica Vocal. Fisiológicamente, las cuerdas “envejecen” más o menos según el deterioro general del cuerpo, pero el proceso se acentúa por el abuso, la alimentación o formas incorrectas de hablar o cantar. Una parte de ese proceso es reversible a través del estudio, mientras que el resto no puede corregirse. La proporción entre lo que mejora y lo que no mejora es variable; lo único que si puede afirmarse, es que el trabajo mejora la emisión, y que ese trabajo requiere un esfuerzo considerable y ,sobre todo, una determinación y voluntad muy fuertes.

El estudio de la técnica es, en todos los casos, beneficioso:

El desarrollo de la respiración provoca un mejoramiento general en todo el cuerpo, junto con una profunda sensación de bienestar.
La progresiva relajación profunda que la técnica debe generar en la zona del cuello, garganta y pecho, contribuye fuertemente a esa sensación de bienestar.
El trabajo incide fuertemente sobre la postura física al tonificar los músculos del abdomen, intercostales y piernas.
Por último, quien llega a una edad avanzada y toma la decisión de empezar un estudio como el canto, demuestra una necesidad y un amor por cantar que seguramente hará que cada logro en el estudio se viva como un verdadero éxito.

¿Qué conocimientos previos debo tener?

El estudio de la Técnica Vocal es un trabajo orientado hacia el instrumento vocal. Por lo tanto, su objetivo es el cuerpo, la motricidad y el desarrollo de los músculos asociados a la fonación. Para todo esto, no se requieren conocimientos previos del tipo de los estudios formales de música.

Para el trabajo sobre el repertorio y la interpretación, el caso es distinto. Si bien esos conocimientos no son imprescindibles para la mayoría de las situaciones profesionales que puede encontrar un cantante, en todos los casos ayudan acortando los tiempos de preparación y brindando mayor seguridad a la hora de cantar.

¿Cuánto tiempo lleva aprender a cantar?

No hay un plazo específico para “aprender a cantar”, como tampoco está establecido cual es el nivel necesario para que uno considere que “sabe cantar”. Por un lado, cada alumno tiene una historia particular diferente, uno cantan desde muy chicos y logran un sonido óptimo naturalmente, en otros recién se despierta la vocación y tienen muchas dificultades para controlar la voz. Unos tienen experiencia musical (en instrumentos) y otros no, algunos demuestran mayor facilidad y rapidez que los demás.

Por otro lado, los objetivos de cada estudiante difieren según el nivel de profesionalismo que desee alcanzar y del estilo en el que intenta desenvolverse. Algunos estilos son más exigente que otros en lo que respecta a la técnica vocal.

En general, debemos esperar un par de meses antes de empezar a ver mejoras en el sonido de la voz cantada, pese a que el alivio de los esfuerzos al cantar puede mostrarse desde el principio del trabajo. La evolución posterior depende de la frecuencia de las clases y del trabajo particular del alumno en su casa.

Si mi voz se oye horrible, ¿puedo llegar a cantar bien?

Si, sin dudas. Salvo un problema real físico en la emisión (en 15 años de clases no encontré ninguno), cualquier persona con suficiente voluntad de trabajo puede llegar a cantar bien. Dada una buena técnica, el resto es sólo entrega.

Si mi voz suena muy bien, ¿es necesario estudiar canto?

Si. El estudio de la Técnica Vocal tiene dos objetivos principales: uno es el sonido agradable y la musicalidad al cantar. El otro, no menos importante, es desarrollar mecanismos que permitan asegurarse que, independientemente de la intensidad en el uso de la voz, no se provoque ningún tipo de patologías en las cuerdas. Suele mencionarse una “ley” que se aplica siempre en los cantantes sin una base sólida: te va bien mientras te vaya mal… Quiere decir que, mientras el proyecto está formándose, sea solista o como parte de una banda, la voz responde sin problemas. Uno o dos ensayos semanales, un recital cada tanto, no generan ninguna presión sobre las cuerdas. ¿Qué sucede si el proyecto se vuelve exitoso? Se pasa a mayor frecuencia de ensayos, presentaciones más seguidas (pueden ser más de 10 por fin de semana) y un extra de cansancio por entrevistas, viajes, fotos y demás. Sólo un cantante con una técnica fuerte bien incorporada y una conciencia clara del cuidado de sus cuerdas puede resistir, mientras que los no preparados tienen crecientes posibilidades de lastimarse.